Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)

Según la última Encuesta Nacional de Salud realizada en España en 2017, el 22,1% de los mayores de 15 años son fumadores. El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública en todo el mundo y la mayor parte de los daños que causa en la salud no se manifiestan hasta varios años después del inicio de su consumo.

Efectos del consumo y la exposición al tabaco.

El consumo y la exposición a este producto agrícola procesado mata a más de 7 millones de personas en el año, de las cuales más de 6 millones son consumidores directos y alrededor de 890.000 son no fumadores expuestos al humo ajeno.

De hecho, el tabaco es el único producto de consumo legal que puede dañar a todos los que se exponen a él, ya que, el humo del tabaco contiene más de 7.000 componentes químicos tóxicos, convirtiendo esta adicción en una causa conocida de al menos 25 enfermedades, entre las que se incluyen el cáncer, enfermedades cardíacas, accidentes cerebro-vasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades respiratorias agudas y efectos reproductivos adversos.

A pesar de que fumar es la causa más frecuente de muertes que pueden evitarse, el consumo de tabaco está aumentando el nivel de enfermedades, provocando que la epidemia de enfermedades relacionadas con su consumo aumente considerablemente.

Según los últimos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cientos de miles de personas mueren anualmente de forma prematura a consecuencia del tabaquismo, a pesar de las numerosas campañas que se realizan a nivel mundial para alertar a la sociedad de los efectos nocivos de la nicotina sobre la salud.

La mayoría de los fumadores lo hacen porque son adictos a la nicotina, es por esto que cuando se intenta dejar de fumar tras haber adquirido el hábito, lo primero que ocurre es que aparece el conocido como “Síndrome de Abstinencia”, que provoca en la persona irritabilidad, deseo de volver a fumar, déficit de atención, alteraciones de sueño e incluso, aumento del apetito.

No obstante, siguen siendo muchísimas las personas que se inician y permanecen en este hábito día tras día, aunque cabe destacar que el 32% de los fumadores ha intentado dejar de fumar en el último año.

Sin embargo, si atendemos a las consecuencias originadas por el consumo de tabaco, hombres y mujeres se comportan de forma diferente ya que, aunque por razones biológicas las mujeres inhalan el humo menos profundamente que los hombres, algunos estudios avanzan que este hábito tan nocivo tiene mayor efecto en las mujeres. Y es que, por ejemplo, fumar durante el embarazo puede producir abortos, síndrome de muerte súbita o menor peso en el bebé a la hora de nacer. Además, origina menstruaciones dolorosas, reduce las posibilidades de embarazo e incluso puede producir infertilidad.

Es por esto que resulta necesario reivindicar un mundo sin humo, ya que la epidemia del tabaquismo es devastadora pero prevenible, así que la lucha debe ser intensa e inmediata para detener esta adicción y actuar para lograr un mundo libre de tabaco. Por eso, en el siguiente apartado, te damos 10 razones para dejar de fumar.

10 Razones para dejar de fumar

Como ya has leído, el consumo de tabaco es una de las principales causas de muerte en el mundo, además de suponer un gasto considerable en la sanidad pública. Esta adicción conlleva unos efectos en la salud tan graves que resulta necesario incidir en la importancia de dejar este hábito y conseguir unos hábitos de vida saludables y un mundo sin humo. Por eso, te damos 10 razones para dejar de fumar:

  1. Si fumas, puedes desarrollar cáncer de boca, garganta, pulmones y vejiga.
  2. El fumar disminuye el aporte de oxígeno a los tejidos, lo que puede ocasionar infartos o embolias.
  3. Aumenta el colesterol en la sangre y con esto, el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.
  4. Fumar daña y constriñe los vasos sanguíneos, lo que afecta a toda la circulación del cuerpo, incluyendo la de los pies.
  5. Si fumas y tiene diabetes, aumenta tres veces el riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular que otra persona con diabetes que no fume.
  6. Tener diabetes y fumar aumenta el riesgo a desarrollar daños en sus nervios y riñones.
  7. Si fuma, aumenta la frecuencia de las infecciones respiratorias.
  8. La glucosa de la sangre aumenta.
  9. Fumar disminuye los niveles de vitamina C en la sangre, irrita el estómago.
  10. Genera insomnio y acelera el proceso de envejecimiento en todo el cuerpo.
A continuación te damos unas pequeñas pautas para que, si has decidido dejar de fumar, consigas tu objetivo y te liberes cuanto antes de esa adición tan devastadora con tu salud.

Pasos a seguir el día que dejas de fumar

Ahora que las has dado el paso y has decidido dejar de fumar, tienes que saber que es un proceso difícil, porque te va a costar dejarlo pero es tan beneficioso para tu salud que, incluso, podrás notarlo en tu cuerpo rápidamente.

 

Lo que necesitas es ser constante y no basarte únicamente en tu voluntad. Sigue un plan y lo lograras, ¡sabemos que puedes hacerlo!

1. Dile a tus amigos y familiares que vas a dejar de fumar, que hoy es el primer día y pídeles apoyo para estos primeros días y semanas.

2. Busca el apoyo que necesitas, ya sea creando tu mismo un plan o dejándote asesorar por tu farmacéutico o médico y 3. mantente enfocado, seguro y motivado para dejar de fumar. No existe una forma correcta de dejar de fumar, encuentra la tuya y déjate asesorar.

3. Mantente ocupado. Aunque parezca algo sencillo, en ocasiones puede resultar el paso más complicado, si no sabes cómo te damos algunas ideas:

  • Salir de casa.
  • Ir a cenar dentro de un restaurante, evita las terrazas y, así, la tentación de fumar.
  • Ir al cine.
  • Masticar chicles o caramelos duros.
  • Mantener las manos ocupadas. Puedes hacerlo con un bolígrafo o un palillo.
  • Relajarte con respiraciones profundas.
  • Cambiar tu rutina habitual. Si frecuentas lugares en los que se fuma, evítalos durante un tiempo.
  • Bebe mucha agua. 12
  • Haz ejercicio.

4.Evita los desencadenantes. Es decir, evita situaciones, cosas, lugares y personas que provocan la necesidad de fumar. Si te preguntas cómo hacerlo te dejamos un par de ideas:

  • Deshazte de tus cigarrillos, mecheros y ceniceros.
  • Evita la cafeína, mejor bebe agua.
  • Pasa el tiempo con personas que no fumen.
  • Vete a lugares en los que no se permite fumar.
  • Descansa y toma alimentos saludables ya que la falta de sueño y el exceso de azúcar pueden ser desencadenantes.

5.Mantente positivo y atento. Presta atención a este momento y no veas el dejar de fumar como algo “para siempre”. Los días se irán sumando, lo importante es que no fumes ni un sólo cigarrillo y recompénsate por no haber fumado en 24 horas con algo que desees porque ¡TE LO MERECES! Ahora que ya sabes todos los problemas que supone para tu salud la adicción al tabaco, seguro que te has planteado comenzar una nueva vida sin humo. Sabemos que dejar de fumar es difícil pero con las ideas que te damos para llevarlo de la mejor manera posible, podrás dejar y fumar y conseguir mejorar tu calidad de vida y la de los que te rodean

Cómo tu farmacia puede ayudarte a dejar de fumar.

Dejar de fumar no es fácil, pero existen recursos que pueden dar un empujón a esta enorme y saludable decisión aunque ya se haya intentado dejarlo anteriormente.

Es tan complicado dejar de fumar que la mayoría de las personas que han sido capaces de dejarlo exitosamente, lo han intentado sin éxito en el pasado. Con lo cual, es imprescindible tratar de no ver los intentos pasados de dejar este hábito insalubre como fracasos. 

Para dejar de fumar es necesario fijar una fecha en la que se dejará de fumar por completo, antes de esa fecha se reducirá el consumo de cigarrillos, se limpiará todos lo que huela a humo, y antes de esa fecha será necesario deshacerse de todos los cigarrillos que puedan estar al alcance del fumador para no generar posibles tentaciones en este momento tan crucial del proceso para dejar de fumar.

Es importante saber que el farmacéutico puede ser un sujeto sanitario clave en la prevención de factores modificables ya puede ofrecer ayuda para dejar esta adicción, ya que, en todo momento promueven el abandono del tabaquismo proporcionando su consejo sanitario e incluso aconsejando sobre el uso seguro de medicamentos que no requieran receta médica, para apoyar esta decisión del fumador de dejar este hábito tan dañino para su salud, así como el reforzamiento de las pautas y el seguimiento de aquellos tratamientos establecidos por el médico.

Además, el farmacéutico no sólo es una pieza fundamental en el tratamiento contra la adicción al tabaco, sino que su labor se amplía a la prevención y a la incentivación para abandonar el hábito.

El farmacéutico y todo su equipo se convierte en personas de confianza para aquella persona que quiere dejar de fumar, informando sobre esta enfermedad, concienciando al paciente de la importancia del abandono de este hábito y apoyándole en su decisión para poder lograr ese objetivo y ayudándole a ver su progreso para que no recupere este hábito tan dañino para la salud.

De hecho, existen farmacias que organizan acciones frente a esta adicción dirigidas tanto a fumadores como no fumadores para sensibilizar acerca de la importancia de este hábito perjudicial para la salud, dotando a los participantes de herramientas para incentivar el abandono de este hábito que genera un sinfín de enfermedades asociadas.

En definitiva, la figura del farmacéutico es imprescindible en la lucha contra el tabaquismo, ya que consigue llegar directamente al paciente y puede conseguir apoyarlo en el abandono de este hábito tan perjudicial para la salud.

¡Ánimo, tú puedes!


Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
Share This