Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El tabaco es uno de los mayores problemas de salud pública del mundo. La lucha contra el tabaquismo es una manera eficaz de contribuir a reducir la mortalidad asociada a esta adicción, aunque se sigue cobrando unos 7 millones de personas al año.

Esta adicción genera al menos 25 enfermedades entre las que se incluyen el cáncer, enfermedades cardíacas, accidentes cerebro-vasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades respiratorias agudas y efectos reproductivos adversos. Aunque la mayor parte de los daños que causa el tabaco en la salud no se manifiestan hasta varios años después del inicio de su consumo.

Es por esto, que resulta imprescindible tomar la decisión de dejar el tabaco si se quiere mejorar la salud y evitar, en la medida de lo posible, contraer enfermedades causadas por esta adicción. Y es que, dejar de fumar no es fácil, pero existen recursos que pueden dar un empujón a esta enorme y saludable decisión aunque ya se haya intentado dejarlo anteriormente.

Es tan complicado dejar de fumar que la mayoría de las personas que han sido capaces de dejarlo exitosamente, lo han intentado sin éxito en el pasado. Con lo cual, es imprescindible tratar de no ver los intentos pasados de dejar este hábito insalubre como fracasos.

Para dejar de fumar es necesario fijar una fecha en la que se dejará de fumar por completo, antes de esa fecha se reducirá el consumo de cigarrillos, se limpiará todos lo que huela a humo, y antes de esa fecha será necesario deshacerse de todos los cigarrillos que puedan estar al alcance del fumador para no generar posibles tentaciones en este momento tan crucial del proceso para dejar de fumar.

Es importante saber que el farmacéutico puede ser un sujeto sanitario clave en la prevención de factores modificables ya puede ofrecer ayuda para dejar esta adicción, ya que, en todo momento promueven el abandono del tabaquismo proporcionando su consejo sanitario e incluso aconsejando sobre el uso seguro de medicamentos que no requieran receta médica, para apoyar esta decisión del fumador de dejar este hábito tan dañino para su salud, así como el reforzamiento de las pautas y el seguimiento de aquellos tratamientos establecidos por el médico.

Además, el farmacéutico no sólo es una pieza fundamental en el tratamiento contra la adicción al tabaco, sino que su labor se amplía al a prevención y a la incentivación para abandonar el hábito.

El farmacéutico y todo su equipo se convierte en personas de confianza para aquella persona que quiere dejar de fumar, informando sobre esta enfermedad, concienciando al paciente de la importancia del abandono de este hábito y apoyándole en su decisión para poder lograr ese objetivo y ayudándole a ver su progreso para que no recupere este hábito tan dañino para la salud.

De hecho, existen farmacias que organizan acciones frente a esta adicción dirigidas tanto a fumadores como no fumadores para sensibilizar acerca de la importancia de este hábito perjudicial para la salud, dotando a los participantes de herramientas para incentivar el abandono de este hábito que genera un sinfín de enfermedades asociadas.

En definitiva, la figura del farmacéutico es imprescindible en la lucha contra el tabaquismo, ya que consigue llegar directamente al paciente y puede conseguir apoyarlo en el abandono de este hábito tan perjudicial para la salud.

¡Consulta y confía en tu farmacéutico, él te puede ayudar a dejar de fumar!


Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Share This