Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La llegada de un recién nacido es motivo de celebración, dicha y felicidad aunque, en aquellos padres primerizos todos estos sentimientos tan buenos y gratificantes se encuentran con esos sentimientos de inseguridad que se generan ante la responsabilidad que supone ser padre de un bebé.
Tener algunos conocimientos que se deben tener en cuenta, sobre todo los primeros días de la llegada del bebé a su nueva casa. Resulta indispensable que los padres lean y se informen sobre el desarrollo del bebé, su nutrición, las enfermedades propias de esta etapa, las diferentes fases de su proceso neurológico y madurativo, entre otras posibles dificultades o etapas de su crecimiento para tener algunos conocimientos a tener en cuenta, sobre todo los primeros días de la llegada del bebé a su nueva casa.

Signos que indican la correcta alimentación del bebé

La manera más objetiva de conocer si la alimentación del bebé es correcta, es conocer el peso del bebé cada semana. Es posible que durante los primeros 10 días tras el nacimiento el bebé puede perder hasta el 10% de su peso aunque tras este periodo debe ganar, como mínimo, 150 gramos a la semana.

Para poder comprobarlo, se puede acudir a las farmacias, donde le ayudarán y podrán realizar seguimiento y aconsejar sobre tipos de alimentación infantil, complementos, etc. Además de este control, se podrá saber si el bebé está teniendo una nutrición adecuada si:

  • El bebé está tranquilo y saciado después de la toma; aguantando entre 2 horas y media y 3 horas hasta la siguiente toma. Aunque es importante tener en cuenta que cada bebé tiene sus propios ritmos.
  • El bebé realiza deposiciones con regularidad.
  • El pis debe ser claro y el bebé moja entre 6 u 8 pañales diarios.
  • Duerme bien.
  • Está ganando peso.

La mayoría de los expertos recomiendan alimentar al bebé cuando tenga hambre. Los signos que indican que un bebé tiene hambre son los siguientes:

  • Mover la cabeza de un lado a otro.
  • Abrir la boca.
  • Sacar la lengua.
  • Meterse las manos y los puños en la boca.
  • Poner los labios como si fuera a succionar.
  • Manifestar el reflejo de búsqueda (cuando un bebé mueve la boca en la dirección de algo que le toca o acaricia la mejilla).

No es necesario seguir un horario de alimentación rígido ya que el bebé acabará estableciendo su propia y particular pauta de alimentación. Los bebés saben (y se lo hacen saber a sus padres) cuándo tienen hambre y cuándo están satisfechos. Esté pendiente de los signos que indican que su bebé está satisfecho (succiona con lentitud y desinterés, se aleja del pecho o del biberón) y deje de alimentarlo cuando en cuanto aparezcan”.

Postura en la cuna

No existe una manera perfecta de acostar al bebé, aunque lo más recomendable es que la postura que adopte el bebé en la cuna debe ser boca arriba y para evitar que al regurgitar se atragante, se le debe poner una almohada debajo del colchón en un plano inclinado de 20-25º en todos aquellos sitios en los que repose el bebé.

Temperatura del ambiente del bebé

El ambiente del bebé debería estar a una temperatura entre los 20ºC y los 22ºC, con algo de humedad para conseguir un estado ideal. La humedad se puede conseguir colocando un recipiente de agua en su habitación. De hecho, no es recomendable abrigar al bebé en exceso, y recordar que las manos y los pies deben estar fríos en contraste con la cara del niño.

El baño y el cuidado del ombligo

La temperatura ideal del agua del baño del bebé es de 36-37ºC y, aunque aún no se le haya caído el ombligo, es necesario bañar al bebé a diario con poco agua y apoyando la cabeza del bebé en el antebrazo izquierdo para poder enjabonarle todo el cuerpo con la mano derecha, teniendo especial cuidado al pasar por la zona del ombligo.
Tras tomar el baño, es necesario poner al bebé sobre el cambiador para secarle y aplicarle crema hidratante por todo el cuerpo, para la elección de la misma, se puede recurrir a la farmacia, de manera que el farmacéutico pueda asesorarle adecuadamente. En el ombligo, es suficiente con dar unos toquecito con clorhexidina, si fuese necesario, y poner una gasa seca que habrá que cambiar por una limpiar cuando se observe que se ha ensuciado, eso sí, el ombligo solo debe mojarse una vez al día (durante el baño).

Las uñas

Para evitar la introducción de microorganismos de forma accidental, la transmisión de gérmenes, los arañazos e, incluso, que se lesione los ojos es necesario que el bebé tenga las uñas cortas y limpias. Las uñas se cortarán después del baño con una tijera roma y tras enjabonarle con una espoja las puntas de los dedos y aclaráselas.

En definitiva, es muy importante tener en cuenta algunas consideraciones para controlar que el bebé se desarrolle correctamente, y evitar la angustia inicial que se siente cuando el bebé llega a casa, sobre todo, si es es padre primerizo.

Alimentos que no se deben ofrecer al bebé hasta una cierta edad.

Existen ciertos alimentos que no deben ser introducidos en la dieta del bebé hasta una cierta edad en la que la digestión haya madurado y procese los alimentos correctamente.


Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Share This