Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares

Cada 27 de mayo se celebra el Día Nacional del Celíaco, una fecha con la que la Federación de Asociaciones de Celíacos en España (FACE) busca reivindicar los derechos del colectivo celíaco que ha permitido conseguir algunos avances en los últimos años.

El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la espelta, así como en sus derivados. Esta proteína es la encargada de la elasticidad de la masa de harina, confiriendo la consistencia y esponjosidad de los panes y masas horneadas, ya que consigue que los gases de la fermentación queden retenidos en el interior de la masa, esta suba y no se desinfle una vez cocida.

La Enfermedad Celíaca es una afección sistémica inmunomediada, es decir, es ocasionada por el mismo sistema inmune que debería proteger de enfermedades ocasionadas por microorganismos extraños y malos para la salud y que, provocada por el gluten, produce en aquellas personas afectadas numerosos síntomas como la pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos o diarrea.

Existen dos variantes de esta enfermedad, ya que se trata de un tipo de afección que puede desarrollarse en la infancia o, por el contrario, presentarse posteriormente en la adolescencia o en la vida adulta, aunque también cabe destacar que existe un grupo de pacientes potenciales que serían todos aquellos que poseen un predisposición genética, pero que no han presentado la sintomatología.

Los síntomas más frecuentes que presenta una persona con la Enfermedad Celíaca y que la llevan a realizarse un diagnóstico para investigar si se padece la enfermedad son:

Pérdida de peso

Pérdida de apetito

Fatiga

Náuseas

Vómitos

Diarrea

Distensión abdominal

Pérdida de masa muscular

Retraso del crecimiento

Alteraciones del carácter

Dolores abdominales

Anemia

Para diagnosticar si se padece la Enfermedad Celíaca es necesario que se realice un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre en la que se incluyan los marcadores serológicos de la enfermedad para poder establecer un diagnóstico de sospecha de la enfermedad. Además de estas pruebas, será imprescindible realizar un biopsia intestinal sin haber retirado el gluten de la dieta, esta prueba consiste en extraer una muestra de tejido del intestino delgado superior para observar si está o no dañado.

Una vez y se ha diagnosticado la Enfermedad Celíaca, el tratamiento a seguir consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten. El paciente debe basar su alimentación en alimentos naturales como: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten como el arroz y el millo, evitando así, pan, pasta y productos derivados del trigo, centeno y cebada.

Es muy importante  saber que no existen grados dentro de esta enfermedad, ya que se trata de una afección que se padece o no y en la que la seguridad alimentaria es muy importante, sobre todo cuando el paciente no tiene la capacidad de controlar de qué manera han sido manejados los alimentos que va a consumir en restaurantes, por ejemplo.

En definitiva, es necesario saber que la enfermedad puede presentarse en cualquier momento de la vida, aunque existen una serie de grupos de riesgo que se deben tener en cuenta, así como la sintomatología que se presenta para que en caso de presentar alguno de esos indicios se proceda a realizar un diagnóstico exhaustivo para confirmar su padecimiento.


Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  • 10
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    10
    Shares
Share This