Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cuida tu salud intestinal: prebióticos y probióticos

Tener una buena salud intestinal es clave para nuestras defensas, ya que gran parte de nuestro sistema inmunitario se regula desde el intestino, llevando a cabo la asimilación de vitaminas, minerales y otras sustancias.

La reducción de las bacterias que son beneficiosas y que están en la flora intestinal nos puede llevar a sufrir distintas afecciones y, además, alterar nuestro sistema digestivo. Sin embargo, estos efectos podemos evitarlos llevando a cabo una dieta equilibrada y aportándole a ella productos o alimentos que contengan probióticos y prebióticos; sustancias que nos ayudan a reforzar el sistema inmunológico y así́, evitar posibles afecciones o ayudar a combatirlas.

A continuación, vamos a explicar qué son estas sustancias, sus beneficios, así́ como los alimentos en los que podemos encontrarlos:

Prebióticos

Los prebióticos son sustancias que el organismo no puede digerir y tienen un efecto fisiológico en el intestino. Están constituidos por grandes moléculas que forman parte de la fibra alimentaria, un tipo de hidratos de carbono presente en algunos alimentos que son transformadas en el tracto gastrointestinal y utilizados por determinadas bacterias intestinales beneficiosas. Su acción tiene lugar en el intestino grueso o colon, donde las bacterias de la microbiota intestinal fermentan los prebióticos alimentarios.

Dentro de los prebióticos destacan los fructooligosacáridos (FOS) ofructanos, la maltodextrina, el almidón resistente, la lactulosa y los galactooligosacáridos (GOS) de la leche materna. Estos componentes de la fibra ejercen un efecto beneficioso sobre el microbiota que habita el intestino.

Los prebióticos sirven de apoyo a lo probióticos contribuyendo en todas las acciones favorables para la salud que estos nos pueden aportar.

 Beneficios de los prebióticos

Los prebióticos ayudan a modular las funciones metabólicas, tales como:

  • Estimular el sistema inmunitario.
  • Propiciar el desarrollo de las bacterias beneficiosas de la flora intestinal y dificultar el crecimiento de las patógenas.
  • Favorecer la absorción de calcio, magnesio, hierro y cinc y de algunas vitaminas.
  • Ayudar a la síntesis de algunas vitaminas.
  • Mejorar la absorción intestinal de calcio.
  • Reducir los trastornos digestivos.
  • Mejorar la regularidad intestinal.
  • Ayudar a mantener el equilibrio intestinal.
  • Aportar beneficios metabólicos, defensivos y tróficos.
  • Reducir el riesgo de cáncer de colon y de enfermedad inflamatoria intestinal.

 ¿Dónde se pueden obtener los prebióticos?

Mayoritariamente, los prebióticos se encuentran en alimentos de origen vegetal y en la leche materna. Las fuentes principales son:

  • Alcachofas. La alcachofa es el alimento que mayor cantidad de inulina tienen, entre 3% – 10% de insulina.
  • Achicoria. También conocida, según la variedad, como escarola o endibia. Contiene un 10-15 % de inulina.
  • Legumbres, patata y boniato. Estos alimentos contienen rafinosa y estaquiosa.
  • Ajo. Contiene aproximadamente un 15% de inulina. El ajo es, junto con la achicoria y el diente de león, uno de los alimentos con mayor proporción de inulina, entre un 9 y un 16%.
  • Cebolla. Contiene 5% – 8%. Contenido en fructooligosacáridos e inulina, aunque esta última en baja proporción, 2% – 6%.
  • Puerro. Tiene un 3% – 10% en inulina. Es similar al ajo.
  • Trigo, avena y cebada.
  • Espárrago. Tienen entre un 2% – 3% de insulina.
  • Plátano. Contenido en FOS.

Probióticos

Los probióticos son microorganismos vivos que poseen grandes beneficios cuando son consumidos en cantidades adecuadas, funcionando como una barrera inmunitaria que refuerzan nuestras defensas naturales contra muchas afecciones.

Los probióticos promueven el desarrollo de bacterias beneficiosas intestinales que se encuentran en el intestino. Al crecer en el intestino y adherirse a la mucosa intestinal, evitan que otras bacterias dañinas se implanten y ejerzan sus funciones negativas, actuando como una barrera que invade la entrada de gérmenes patógenos al intestino.

 Beneficios de los probióticos

Los probióticos son necesarios para nuestro sistema digestivo y para nuestra salud en general por todos los beneficios que nos aportan, ya que se encargan de:

  • Combatir y prevenir enfermedades intestinales como colitis, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn e inflamación intestinal.
  • Combatir enfermedades como cáncer, candidiasis, hemorroides e infección urinaria.
  • Mejorar la digestión y combatir la acidez.
  • Combatir el estreñimiento y la diarrea, regulando el tránsito intestinal.
  • Aumentar la absorción de nutrientes, como vitamina B, calcio y hierro;
  • Fortalecer el sistema inmunológico, por aumentar la producción de células de defensa llamadas macrófagos.
  • Impedir la proliferación de bacterias malas en el intestino.
  • Ayudar a digerir la lactosa, especialmente en personas con intolerancia a este disacárido.
  • Prevenir problemas como obesidad, colesterol alto e hipertensión.
  • Prevenir alergias e intolerancias alimentarias.

¿Dónde se pueden obtener los probióticos?

Los probióticos contribuyen a mantener la cantidad optima de bacterias necesarias para nuestra salud, indistintamente de si se consume con los alimentos en forma de suplementos.

Los alimentos ricos en probióticos son:

  • Yogur natural. Es la principal fuente de probióticos.
  • Kéfir o leche de vaca o cabra fermentada. Es uno de los alimentos más ricos en microorganismos vivos capaces de fortalecer y cuidar de nuestra salud.
  • Leche fermentada. Contienen Lactobacillus agregados por la industria.
  • Kombucha. es una bebida fermentada hecha principalmente a partir del té negro.
  • Productos orientales a base de soja.
  • Productos orientales a base de soja, legumbres y hortalizas.

Como hemos dicho anteriormente, los probióticos también se pueden consumir en

forma de suplementos en cápsulas, líquidos o sobres, que deben ser diluidos en agua o zumos naturales para ser consumidos.

Los suplementos que contengan mayor diversidad de probióticos y bacterias serán mejores, ya que facilitarán el equilibrio y el desarrollo más rápido de una flora intestinal saludable. Dichos suplementos incluyen entre 1 a 10 tipos diferentes de probióticos. Los más importantes normalmente son:

  • Bifidobacteria bifidum: ayudan en la digestión de los productos lácteos.
  • Bifidobacteria breve: ayudan a combatir infecciones por bacterias y hongos.
  • Bifidobacteria longum: ayudan a eliminar las toxinas del organismo.
  • Lactobacillus acidophilus: ayudan en la absorción de varios nutrientes, además de combatir infecciones y facilitar la digestión.
  • Bifidobacteria animalis: ayudan a fortalecer el sistema inmune, además de facilitar la digestión y a combatir las bacterias transmitidas por la ingesta de comida contaminada.
  • Lactobacillus reuteri: ayudan a combatir infecciones por H. pylori.
  • Lactobacillus rhamnosus: ayudan a combatir la diarrea.
  • Lactobacillus fermentum: ayudan a neutralizar productos y toxinas liberadas durante la digestión, mejorando el ambiente para el crecimiento de la flora intestinal.

De igual manera, los probióticos deben ser tomados antes o después de una comida, para que los alimentos ayuden a las bacterias a sobrevivir al ácido gástrico y a llegar al intestino, donde pueden multiplicarse más fácilmente.

Es importante recordar que, además del consumo de probióticos en forma de suplementos o de alimentos ricos en estas bacterias, también es importante mantener una alimentación sana rica en fibras, ya que las fibras son los principales alimentos para los probióticos, favoreciendo su supervivencia en el intestino.

A modo resumen, destacamos que los probióticos son bacterias saludables que habitan en el intestino, mientras los que los prebióticos son fibras que sirven de alimentos para los probióticos y que favorecen su supervivencia y proliferación en el intestino.


Comparte con tus amigos, no te quedes para ti la información :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Share This